martes, 30 de octubre de 2012

El trabajo con las emociones segun la medicina tradicional china


Nosotros los occidentales estamos acostumbrados a oír que algunas enfermedades mentales son polares, es decir transcurren entre dos polos y por eso llamamos Trastorno bipolar a una curiosa enfermedad cíclica conocida desde la antigüedad que se caracteriza por oscilaciones del humor que en los casos más intensos y graves tiene lugar desde la euforia (mania) hasta la melancolía (depresión), emociones que en nuestro modo de pensar son opuestas aunque no son las únicas como veremos a continuación.

Lo que desconocemos los occidentales es que esta enfermedad del ánimo – el trastorno bipolar- ya habia sido conceptualizada por la tradición médica china, aunque bien es cierto que en su modelo explicativo, la MTC no considera a esta la unica enfermedad polar, sino que como podemos ver en el esquema de más abajo existen cinco polaridades, es decir cinco modos de enfermar oscilantes entre emociones.


Tal y como puede verse en el esquema, a cada emoción corresponde un órgano y una víscera  un sabor, un color, un canal sensorial, una estación de año y un elemento (agua, madera, fuego, metal y tierra). En este modo de pensar cíclico, holistico, dinámico e integral, lo que enfermaría a un individuo seria el personal trasiego que hace con sus emociones, es decir la manera en que inhibe, agota, desplaza o nutre cada una de esas posiciones siguiendo las siguientes leyes que llamaremos las leyes de las cinco polaridades:

Ley de madre-hijo.
Significa que:
1.-Tierra nutre metal
2.-Metal nutre agua
3.- Agua nutre madera
4.-Madera nutre fuego
5.-Fuego nutre tierra
Y por el contrario
El hijo enferma (agota a la madre).
1.-Tierra apaga fuego
2.-Fuego consume madera
3.-Madera consume agua
4.-Agua consume metal
5.-Metal consume tierra.
Ley del abuelo-nieto.-
Si la madre y el hijo se relacionan directamente a través de sus aspectos de nutrición y de desgaste, los opuestos (abuelos) se relacionan de una forma bien distinta: lo hacen controlando a su contrario, es decir estableciendo relaciones bipolares entre ellos. Asi
1.-El fuego controla el metal (la alegria controla la pena , embriagado en lugar de apenado)
2.-El metal controla la madera. (la pena controla la ira, triste en lugar de rabioso)
3.-La madera controla la tierra (La ira controla la reflexión, pensar antes de hacer)
4.-La Tierra controla el agua. (La reflexion controla el miedo, escuchar al otro tiene efectos antimiedo)
5.- El agua controla el fuego (el miedo controla la alegria, sin comentarios)
De estas cinco polaridades la que es más proxima a nuestros modelos explicativos es la primera, es decir el par alegria-pena, sin embargo el resto son bastante desconocidos para nosotros si descontamos la relación entre pena y rabia que sabemos bien que son dos emociones que se relevan en algunos de nuestros pacientes que presentan patologias de la pena (depresiones) cuando en realidad están profundamente airados o enfadados por alguna razón. Entendamos pues que el termino “controla” es algo asi como un eje de retroalimentación de ida y vuelta (bidireccional) entre emociones que son facilmente intercambiables a través del aprendizaje precoz, es decir aquellos aprendizajes que se realizan a través de condicionamientos simples y precoces (arcos reflejos) y que por tanto van a perdurar toda la vida.
Cada una de estas emociones tiene un nombre cuando se presentan en estado patológico, entendiendo la patologia como su exceso o defecto, asi:
1.-La alegria patológica es euforia o exceso de seriedad.
2.-La reflexión patologica es obsesividad y perfeccionismo.
3.-La pena patológica es la melancolía clásica o la depresión.
4.-El miedo patológico es pánico.
5.-La ira excesiva es violencia o cólera.
Visto en términos de psicopatología ya podemos entender las mismas correspondencias:
1.-La euforia controla la melancolía o dicho de una manera más psicológica: la manía es una defensa contra la depresión.
2.- La melancolía controla la ira o bien: la depresión es rabia reprimida.
3.- La cólera controla la reflexión excesiva (las conocida agresividad latente de los obsesivos)
4.–La obsesividad controla el pánico ( el conocido efecto antipánico de las ideas y de las perchas cognitivas). La obsesión es la máscara del miedo.
5.- El pánico controla la euforia (el conocido efecto antipánico del alcohol o las drogas euforizantes)




No hay comentarios:

Publicar un comentario