lunes, 21 de enero de 2013

¿Cómo enfrentarnos a nuestros pensamientos negativos?



Luchar en contra de nuestros pensamientos negativos, dirige nuestra atención hacia ellos, dotándolos de importancia. ¿Y si el origen o el mantenimiento de nuestros problemas y malestares estuviera amarrado a ello? Os proponemos otra solución: la metáfora del autobús.
A menudo nos invaden pensamientos negativos como: “no tenía que haberme comprado un piso con una hipoteca tan alta”, “he perdido el tiempo estudiando algo que no me va a servir”, “no encontraré a nadie como ella”, “tenía que haber sido más comprensiva, fui muy estricta” o “me siento mal desde que se lo dije anoche”.

Luchar contra los pensamientos negativos, teniéndolos en cuenta, es como ir haciendo publicidad sobre ellos, ya que vamos alimentándolos, aumentando nuestro malestar y ansiedad, es decir; los dejamos ir creciendo dentro de nosotros.

Si a uno le deja su pareja, puede empezar a pensar que no encontrará a nadie como ella, y dejará de salir, o irá en busca de ligues, quizá para no sentirse solo. Incluso, si creemos que un examen es difícil y no lo aprobaremos, o una entrevista de trabajo será dura, nos iremos cubriendo de excusas para dedicar menos tiempo a ello y poder sentirnos más tranquilos.
Es curioso que no tenga que pasar algo especialmente grave para que comencemos a dar vuelta a lo ocurrido y que la charla con los pensamientos negativos se convierta en un modo de vida afectando a nuestra toma de decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario