jueves, 21 de febrero de 2013

ASOCIACIONES, TLP Y CENTROS DE SALUD MENTAL


Si a la, ya conocida, escasez de recursos técnicos y humanos dedicados a los TLP por parte de la administración añadimos los recortes sanitarios actuales terminamos de dar la puntilla a unos pacientes y familiares que estaban ya al límite de sus fuerzas.

La directiva económica de la Administración es la de recortar costes, todos sabemos que estas políticas producen ahorro a muy corto plazo, en el medio y en el largo lo que hace es disparar los costes ya que la eliminación o limitación de recursos hacen que los pacientes no terminen de estabilizarse y multipliquen sus recaídas, demandas de atención en consulta e ingresos hospitalarios, convirtiendo el sistema de salud mental en una enorme bola de nieve incontrolada

En un contexto en el que las familias, más que un ajuste del cinturón, están sufriendo una asfixia económica, los recortes vuelcan en las, ya doloridas, espaldas de los familiares el peso de unos pacientes que van degenerando en su patología, con el consiguiente agotamiento y caos convivencial.

A los recortes en personal hay que añadir los de recursos técnicos, materiales y administrativos sin olvidar que a este cóctel explosivo hay que añadir el copago en una medicación que, en algunos casos, tiene un coste considerable. Peor solución, si cabe, supone las directivas de algunas consejerías de salud en las que se incentiva a los médicos para que reduzcan el número de recetas emitidas, lo que convierte a los pacientes en bombas de relojería que pueden estallar en cualquier momento y en cualquier lugar, en el trabajo, en el hogar o les induzca a volcarse en sustancias que mitiguen su angustia.

Con unas agendas en psiquiatría saturadas y una media de citación de entre dos y tres meses ¿es posible tratar correctamente a los pacientes con TLP? ¿Están los profesionales preparados y dispuestos a abordar patologías que resultan complicadas e incómodas sabiendo que con esa periodicidad es imposible que se pueda dar una evolución positiva? ¿Se puede plantear una atención médica y una terapia sin tener en cuenta a las familias?. Sabemos las respuestas a estas preguntas y asumimos, pero no aceptamos, unos centros de salud mental masificados, unos profesionales desbordados y sobre todo la incapacidad de las administraciones para dar un giro enérgico a esta cuesta abajo.

Los familiares de afectados con TP/TLP y las asociaciones que los representan estamos tocando fondo, y lo único bueno de tocar fondo es que hacemos pie y a ese fondo al que nos relega la sociedad y sobre todo la administración estamos empezando a ponerle cimientos, nos llevará tiempo, mucho trabajo y sufrimiento pero no cejaremos en nuestro empeño, no seguimos ninguna utopía porque sabemos que una atención médica y terapéutica adecuada funciona, muchos pacientes y familiares han conseguido reconducir situaciones dramáticas y de extrema gravedad a niveles aceptables de convivencia

Nos gustaría ir más rápido, hacer el camino más corto, a algunos ya los perdimos. Con las energías muy limitadas nos da fuerza el pensar en todos los que podemos salvar….y…, sobre todo, a todos los que colaboran, a los que nos aportan, no sólo el dinero de las cuotas y las donaciones sino también apoyo y consejo a los que todavía están peor………..GRACIAS, MUCHAS GRACIAS….


Padre de afectada y miembro ALAI-TP y de la Junta de la AEFTP

Publicado también en http://alaitp.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario