miércoles, 3 de abril de 2013

Los limites de las ciencias de la mente



Los que leyeron el post anterior ya conocen el caso de Rainer, paciente de Klaus Konrad sobre el que basó su análisis fenomenológico existencial que llamó análisis gestáltico, en este caso de la esquizofrenia. Mi intención es tomarle como pretexto para aclarar ciertos conceptos y reflexionar (y proponer reflexiones) sobre el campo epistemológico de la psiquiatría y la psicología.
La pregunta que el mismo Konrad se hizo después de interpretar que el delirio de Rainer era- (como sucede en los sueños) una realización de deseos- fue la siguiente: ¿Qué hubiera sucedido si Rainer hubiera terminado su Bachillerato y por tanto hubiera optado al rango de oficial? ¿Hubiera enfermado del mismo modo de una psicosis esquizofrénica?
Se trata de una pregunta contrafactual muy interesante porque en nuestra vida es seguro que nos la hemos hecho muchas veces a nosotros mismos, ¿Qué hubiera sucedido si…?
Naturalmente estas preguntas no tienen contestación puesto que el tiempo no puede andar hacia atrás y no podemos corregir y observar lo que sucedió. De modo que desde el punto de vista empírico no hay respuestas a esta pregunta. Pero al mismo tiempo que sabemos que no podemos obtener una respuesta los terapeutas (sean expertos o simplemente personas ajenas al campo de la psicología) pueden agruparse en dos bandos bien conocidos:
1.- Los que sostienen que Rainer seguiría siendo esquizofrénico de todos modos y que simplemente cambiaría su delirio (la temática) por otro.
2.-Aquellos que como Konrad creen en su propuesta y que de algún modo sostienen que Rainer no seria esquizofrénico de haber podido optar realísticamente a su proyecto en el mundo, el de ser oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario