viernes, 18 de octubre de 2013

Un adolescente rebelde es recuperable con autoridad pero también con amor


Sonia Cervantes, la autora de «Vivir con un adolescente» (Oniro), está acostumbrada a ver casos de chavales muy, pero que muy conflictivos. No en vano es la psicóloga del programa televisivo«Hermano Mayor», donde los protagonistas podrían ser objeto de la Fiscalía de Menores de no ser porque todos tienen más de dieciocho años (Hoy, a las 21:30 en Cuatro). ¿Qué es lo que falla en este tipo de chavales? «Siento decirlo, pero la culpa muchas veces, por no decir casi siempre, es de los padres. De la educación que les dieron cuando eran niños de pañales. Un adolescente conflictivo no surge por generación espontánea, como una seta que sale en otoño». Dura, rápida, directa, pero también conciliadora: «Al menos siempre se puede abrir una ventana, y reeducar. Si no mi profesión no existiría», reflexiona.
Esta psicóloga propone intentar mejorar la comunicación y la confianza entre padre e hijo, un punto crucial durante la adolescencia, donde lo que necesitan es atención e interés. «Lo que ocurre es que lo piden a gritos, nunca mejor dicho. Es su manera de manifestar sus pensamientos, emociones y necesidades. Y los padres no saben escuchar ni crear un clima de confianza, normalmente porque ejercen un exceso de autoridad o de sobreprotección». «Sé que lo que propongo es difícil, pero un padre no se debe dejar llevar por las emociones. Si muestra enfado, miedo o pena hacia su hijo, lo va a hacer mal seguro. Es una triada peligrosa».
Leer entrevista en: http://www.abc.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario