sábado, 30 de agosto de 2014

Detrás quedamos rotas otras Personas....



Cada vez que una persona cercana y afectada por Trastorno Limite de Personalidad ( TLP) o cualquier otro Trastorno  decide  “acabar” con su  VIDA, parece que queremos consolarnos inmediatamente creyendo que así,  por fin, pone  PAZ y descanso en su existencia, tan dañada por el dolor y la  impotencia, de esa  búsqueda continua de soluciones y sentir que encajaba al final  en esta Sociedad…..

Personalmente todo en mí regresa de nuevo con mis propias experiencias de  años atrás vividas, y me encuentro de nuevo ante una pregunta que no acierto a responderme y a veces ni siquiera ya a planteármela,:  POR QUÉ ? , por qué esta Sociedad  se empeña en no dedicar un mínimo en comprender la SOLEDAD en las que las Familias y las Personas afectadas  sobreviven durante años y años de evolución de un Trastorno tan doloroso, tanto, como la inmensa soledad que soy capaz de percibir en la decisión de un ser humano al sentirse desolado y sin una mínima esperanza para llegar a gritar :

 ¡¡¡ BASTA NO PUEDO MÁS. ¡!!!!

Detrás quedamos rotas otras Personas, las cuales jamás engloban los índices de cifras como afectados por “SUICIDIO”. No es justo, esas cifras nunca serán reales, porque el resto de la vida de los seres que les amamos cambiaron para siempre en ese instante, como una noche oscura sin estrellas…y en la gran mayoría de esos padres, la enfermedad entonces se apodera de ellos también….


Aunque como empecé diciendo que prefiero creer y “autoengañarme” en la PAZ y el DESCANSO del que ahora ya disfrutan, acabo con una SONRISA  al cielo o a las nubes o  a los árboles o al universo entero….
Ya hay otro guardián del corazón de alguien por siempre jamás….

No hay comentarios:

Publicar un comentario